Streusel de fresas

Las fresas están en su esplendor, y cada semana estamos consumiendo 1 kilo de L'Hort de la Carmeta. 
En casa, el domingo suele ser el día de merienda dulce; estamos en plan casero por la tarde, como queriendo que se estire el fin de semana, y viene bien darse un gustito para que sea menos amargo la llegada del domingo por la noche. El domingo pasado hice esto para merendar, inspirada en un Peach Blueberry Crisp que hicimos en el Natural Gourmet Institute. 
Últimamente estuve leyendo sobre el azúcar. Algunos estudios científicos recientes parecen estar demostrando que el azúcar nos hace mucho daño; no son ya las simples calorías vacías, sino mucho más: podría estar en el origen de muchas de las enfermedades típicas de la dieta occidental. Este artículo de Gary Taubes en el New York Times me dejó bastante asustada.Entonces hay que intentar prescindir del azúcar todo lo que podamos (cosa nada sencilla, ya que está presente en tantísimos alimentos que consumimos y ni sospechamos). Cuando la necesidad de dulce aprieta, yo intento utilizar endulzantes naturales: la melaza de arroz o de cebada son buenas opciones. Esta receta utiliza sirope de arce, que tampoco es la panacea de la salud, pero sí menos refinado que el azúcar.

Streusel de fresas 
para 6 personas

Ingredientes:1/2 kilo de fresas 
1 manzana Pink Lady, pelada y cortada en daditos 
1/3 taza jcm 
1 cucharadita ralladura de limón 
zumo de 1/2 limón 
1 cucharadita esencia pura de vainilla 
1 cucharada kuzu, disuelta en un poquito de agua fría (o maicena) 
pizca de sal

Cobertura: 
1/2 taza harina de espelta 
1/4 taza copos de avena finos 
1/3 taza sirope de arce 
1 cucharadita canela en polvo 
1/3 taza aceite de coco 
2 cucharadas pipas de calabaza 
1/2 taza nueces picadas (opcional) 
1/2 cucharadita sal marina

Precalentar el horno a 180ºC. Lavar las fresas y cortarlas en rodajas. Lavar, pelar y cortar la manzana.Mezclar la fruta con el concentrado de manzana, la ralladura y zumo de limón, la vainilla y el kuzu (que espesa un poco) y la sal. Poner todo en una fuente de horno rectangular.En un bol aparte, combinar la harina, los copos de avena, el sirope de arce, la canela y la sal. Mezclar bien. Añadir el aceite de coco frío (o mantequilla) y trabajar con los dedos. CUando esté todo incorporado, añadir las pipas de calabaza y, opcionalmente, nueces picadas. Mezclar sin trabajar demasiado la masa. 
Colocar la mezcla sobre la fruta. Hornear 30-45 minutos. Servir tibio o frío.

Comment