"Pastel" de avena y zanahoria: desayuno de fin de semana

Como ya os conté, los copos de avena aparecen habitualmente en mi desayuno. Casi siempre cocidos, con algún fruto seco, semilla y fruta como aquí. Pero de vez en cuando varío con algo especial (como aquí). Por eso cuando me desperté un sábado por la mañana muy temprano y vi esta receta en el blog de David y Luise, corrí a la cocina para que estuviera listo para el desayuno familiar. Tenía todos los ingredientes necesarios en casa y opté por la versión vegana (con semillas de chia en vez de huevo).

La receta combina un conjunto de ingredientes ideales para esta época otoñal. Puedes comerla ese mismo día, pero al día siguiente está aún más rica y si la preparas en sábado te quedará para el domingo también.

Varié un poquito los condimentos de la receta original porque me pareció que le hacía falta un pequeño contraste a tanto dulzor y lo conseguí con la ralladura de limón. 

 

"Pastel" de avena y zanahoria apto para el desayuno
Basado en una receta de Green Kitchen Stories
Ingredientes para 6:
2 tazas copos de avena gruesos
1 cucharita levadura en polvo
1 pizca sal marina
1 cucharita canela molida
1/4 cucharita cardamomo molido
1/4 cucharita nuez moscada
1/4 cucharita jengibre en polvo
1 vaina vainilla, raspada con un cuchillo
1 taza zanahoria rallada (aprox. 2 grandes o 4 pequeñas)
2 cucharadas semillas de chia (o, en su defecto, 2 huevos para la versión no vegana)
2,25 tazas leche de avena (u otra leche que te guste)
1/3 taza agua
1 taza nueces gruesamente picadas
1/4 taza semillas de girasol
1/4 cucharita ralladura de limón
1/2 taza melaza de arroz (u otro endulzante natural)
2 cucharadas aceite de coco

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde rectangular con aceite de coco. En un bol grande, mezclar los copos de avena con todas las especias, la sal, la ralladura de limón y la levadura. Rallar la zanahoria e incorporar a la mezcla. Pasar al molde preparado. En el mismo bol, batir los huevos (o la mezcla de semillas de chia y 1/3 taza agua) con la leche de avena. Volcar sobre la mezcla de avena, repartiendo bien para que se empape todo. Otra vez reutiliza en bol para combinar la parte de arriba: nueces, semillas y endulante. Con una cuchara repartir por encima. Hornear unos 20-30 minutos, hasta que las nueces estén doradas. Dejar entibiar un poco antes de servir. Delicioso al día siguiente!