Ensalada crujiente de lentejas con especias

Desde que estamos en California tengo que vigilar un poco más mi aporte de proteínas. A pesar de tener toda esta costa al lado, aquí no hay costumbre de comer tanto pescado, y es una de las cosas que más extraño de Barcelona. Incluso en el farmers' market, cuando encuentro un puesto de pescado fresco, sólo lo venden fileteado. Los americanos tienen, por lo general, una clara aversión a encontrarse con los huesos y espinas, o todas las partes que les recuerden el verdadero origen animal del alimento, obligando a olvidar que la comida viene directo del mercado.

Para colmo, con las alergias de mi familia, el valioso aporte proteico de las legumbres lo tengo que buscar cuando estoy sola. Esta semana vino mi nueva amiga y socia M. (se viene un nuevo proyecto) y aproveché para preparar esta deliciosa ensalada de lentejas, basándome en una receta de Sarah. El aporte energético fue suficiente para darnos mucha fuerza para seguir creando buenas ideas para llevar a cabo aquí en el Bay Area.

Además, los sábados por la mañana estoy dando unas clases de nutrición en la clínica Charlotte Maxwell de Oakland a un grupo maravilloso de mujeres muy valientes. El sábado pasado justamente el tema eran las proteínas y unas cuántas me pidieron ideas para preparar lentejas. Aquí va una para ustedes, chicas.

Puedes hervir las lentejas la noche anterior, para que estén frías. Recuerda que las lentejas son la única legumbre que no requiere remojo previo. Intenta no pasarte con la cocción; está bueno que mantengan cierta consistencia para esta receta. Para las especias: yo siempre prefiero tener las especias enteras y molerlas al momento en un molinillo eléctrico especialmente reservado para esta tarde. Mantienen muchísimo más aroma sabor así; prueba y verás. En mi nueva cocina reservé un cajón exclusivamente para las especias. Las compro a granel (asegúrate de comprarlas en un sitio que tenga bastante salida, para que sean frescas y no rancias) y las guardo en botes de cristal; para las que utilizo con mayor frecuencia tengo un bote para la semilla entera y otro para una pequeña cantidad de lo que ya está molido, que voy renovando a menudo.

Me gusta preparar esta ensalada con antelación, aliñarla y dejarla en la nevera para que las verduras crudas se maceren un poco. Puedes utilizar esta receta como un patrón y sustituir tanto las verduras como las especias según lo que tengas a mano en ese momento. Se me ocurre que también quedaría genial con unos tomates secos en aceite picaditos, alcaparras o aceitunas picadas, hojas de rúcula, aguacate en daditos, pipas de calabaza tostadas o champiñones laminados. SI añades un poco de arroz integral cocido (siempre recomiendo cocer mucha cantidad para que te sobre para otros platos) tendrás un aporte proteico completo, con todos los aminoácidos esenciales. Las nueces le dan al plato, además de textura crujiente, sabor deliciosa, grasa buena y alimento para el cerebro, aún más proteína.

Ensalada crujiente de lentejas especiadas
Ingredientes:
2 tazas lentejas du Puy
1 trocito alga kombu, para la cocción de las lentejas
2 pencas apio, picadas
1/2 cebolla roja, picada
1 puñado de nueces, gruesamente picadas

Aliño:
1/3 taza aceite de oliva extra virgen
un chorrito vinagre de umeboshi
1 cucharita comino molido
1/2 cucharita cúrcuma molida
1/2 cucharita cardamomo molido
1 pizca sal marina fina
pimienta negra recién molida
1 cucharada mostaza de Dijon
1/4 cucharita canela molida
 

Primero hierve las lentejas. Enjuágalas en un colador bajo el grifo y ponlas en una cacerola con agua que cubra y un trocito de alga kombu. Llevar a ebullición, bajar el fuego a minimo, tapar y hervir unos 25 minutos. Colar y dejar enfriar.
Preparar el aliño juntando todos sus ingredientes en un bote de cristal, tapar y sacudir con ganas.
Mientras, picar la cebolla y el apio en dados muy pequeños. Abrir y picar las nueces (y, opcionalmente, las puedes tostar un poco). Lavar las hojas de rúcula (u otra verdura de hoja verde que quieras usar aquí; también quedaría bien con hierbas frescas como cebollino, perejil o cilantro).
Juntar en un bol grande las lentejas frías, el resto de ingredientes de la ensalada y el aliño. Mezclar bien, tapar con film transparente y guardar en la nevera al menos media hora. Sacar de la nevera un rato antes de servir.