Sopa de zanahoria con nido de verdes y dukkah

Cuando llegué a California, un libro llevaba un rato ya en mi wish list: Vegetable Literacy de Deborah Madison. Lo había visto en mi viaje anterior, y además estaba en boca de todas las bloggeras que sigo habitualmente. Pero con su tapa dura y sus buenas 400+ páginas gruesas (con fotos de alta calidad, como las hace Ten Speed Press), sabía que no era el libro para llevar y traer por encima del charco demasiadas veces.

Read More

Pastel de chocolate y coco

Mi suegra cumplió 60 años y para celebrar hice por segunda vez en mi vida esta receta de Heidi. La primera vez fue cuando Olivia cumplió 1 añito. Recuerdo que los amigos, que me conocen bien, venían preparados para que el pastel de cumple fuera algo sano y poco dulce, preferentemente sin chocolate ni azúcar y muy del reino vegetal. Podría haber sido (de hecho el primer año de Bruno lo celebramos con un menú completamente así) pero esta vez los sorprendí.

Read More
Comment

Albóndigas de lentejas

Aquí va una receta que sienta bien calentita en invierno, como ingrediente proteico de una comida suculenta, con unos espaguetis y salsa de tomate, por ejemplo, o gratinadas sobre una cama de quinoa y espinacas. Pero también se pueden comer frías en verano; se pueden llevar incluso a un picnic y comer con los dedos. 

Read More

Quiche de calabaza potimarrón y ricotta con masa de almendra al eneldo

¿Habrá alguien allí fuera que todavía no se haya enterado de mi fanatismo por la calabaza potimarrón? Y los que ya lo conocen, ¿tienen ganas de aún una receta más? Casi me da vergüenza, después de todas las que colgué en el blog este otoño (aquíaquí o aquí, entre otras). Pero esta quiche salió tan rica que no puedo evitarlo. La masa es, como en ésta, la receta de Sprouted Kitchen, con la variante del eneldo, una hierba que me encanta y que da un excelente contrapunto al dulzor de la calabaza. El relleno, si tienes la calabaza ya asada de antemano (incluso lo puedes hacer el día anterior), se hace enseguida. Y si la calabaza es potimarrón, puedes comerte la piel y todo. Más fácil imposible. Y deliciosa con una ensalada verde o una sopa de verduras. 

Read More

Garbanzos crujientes con curry

Segunda receta que preparo de Sprouted Kitchen (todavía me quedan muchísimos post-its por delante!). Ya fue un éxito en dos ocasiones: una reunión de gente de té, y la charla (inaugural de una serie) que di en Brotae sobre alimentación saludable.

Read More
2 Comments

Arroz con acelgas dulce

Mi segunda receta de Jerusalem de Ottolenghi y Tamimi (la primera fue esta calabaza asada con salsa tahín), fue un arroz con acelgas. Suena aburrido, lo sé, pero este plato tiene una particularidad: está sigilosamente endulzado con sirope de arce (en el original: sirope de granada). El resultado, si bien mantiene el trasfondo de sabor terroso de la acelga, es sorprendentemente dulce; con lo cual gusta a los niños (y grandes) inmensamente. 

Read More

Frutos secos tostados y sabrosos

Hace unos días me llegó por correo el libro de Sara Forte, que tiene el nombre del blog que comparte con su marido fotógrafo: Sprouted Kitchen. Llevo unos días hojeándolo y marcando con post-its las recetas que quiero hacer. El libro tiene post-its aproximadamente en todas las páginas. 

Esta es la primera receta que preparé del libro; sencillamente porque tenía a mano todos los ingredientes y me pareció ideal para picar en la reunión mensual de mi grupo de té. Los colegas estuvieron de acuerdo. 

Read More

La calabaza rara y Jerusalem

Enric y Dolors me tienen mucha fé. Después del regalo de las flores de yuca, un día, con mi pedido semanal, recibo una especie de calabacín gigante y blanco que tampoco, que yo supiera, había encargado. Un par de días después, les envié un mensaje y efectivamente, era otro regalito de los suyos, pero con un aliciente que se convirtió en un desafío para mí:

Read More

Ratatouille asado a las hierbas

Desde que vimos la maravillosa película homónima (que contiene, por cierto, una de las mejores referencias literarias de la historia del cine: la escena proustiana en que el crítico Anton Ego vuelve a su infancia gracias al sabor del ratatouille; siempre la enseño en mis clases para ilustrar el funcionamiento de la memoria de los sentidos), B. me pide hacer ratatouille juntos. Unas cuántas veces le tuve que decir que no porque las verduras -los tomates sobre todo; no soporto los tomates de invierno, que no saben a nada- no estaban de temporada.

Read More