Gloria matinal de avena

Para los amantes del bol y cuchara, os ofrezco un nuevo porridge, esta vez basado en una receta del maravilloso libro Whole Grain Mornings, de Megan Gordon, la creadora de la granola más rica (después de la mía, claro). Gordon se inspiró a su vez para esta receta en un muffin tradicional americano que se llama Morning Glory o gloria matinal. Comerse esta crema de avena con especias dulces y añadidos tiene todo el placer pero sin culpas ni remordimientos, ya que no lleva azúcar ni la harina del muffin que lo gestó. Varié un poquito la receta original al sustituir dátiles por las pasas de uva que usaba Gordon: no convencen las pasas en esta casa, y además el dulzor de los dátiles me permitió no tener que añadir ni un poquito del azúcar moreno. (Eso sí, a B. le puse un poco de sirope de arce por encima, cómo no.) 

Read More

Sopa de zanahoria con nido de verdes y dukkah

Cuando llegué a California, un libro llevaba un rato ya en mi wish list: Vegetable Literacy de Deborah Madison. Lo había visto en mi viaje anterior, y además estaba en boca de todas las bloggeras que sigo habitualmente. Pero con su tapa dura y sus buenas 400+ páginas gruesas (con fotos de alta calidad, como las hace Ten Speed Press), sabía que no era el libro para llevar y traer por encima del charco demasiadas veces.

Read More

Curry verde de arroz integral

Hace un par de semanas tuve que hacer un viaje a Buenos Aires por tres días. Una locura total. Sumado a un problema de muela que tuve que resolver de urgencia (gracias Ari!) y a que mi vuelo de regreso tuvo más complicaciones que facilidades, llegué con el cuerpo -y el alma, que siempre tarda más en aterrizar- hecho polvo, necesitando reparo.

Read More

Plato Popeye

Cuando leáis estas líneas estaré en reposo recuperándome de una pequeña intervención quirúrgica. Por más que nos cuidemos mucho, a veces pasan cosas.

Os dejo, mientras tanto, una receta bien energetizante, así como quiero regresar. 

Este plato es proteína pura! Lo preparé para una nueva mamá que tuvo gemelas y estaba necesitando ponerse fuerte. Me pareció un buen plato para darle un extra aporte de energía proteica. Los ingredientes no son nuevos, pero su combinación en un plato me resultó novedosa cuando vi una versión en el segundo libro de Heidi. Si bien esta vez fue preparado por mí, esta receta tiene la ventaja -para una nueva mamá como G., con poco tiempo para dedicar a sí misma- de ser sencillo y completo como plato único.  

Plato Popeye
Basado en una receta de Super Natural Every Day de Heidi Swanson
Ingredientes:
450 gr. hojas de espinacas frescas
1 cucharada aceite de oliva extra virgen
1 diente de ajo, picado
4 huevos duros
60 gramos almendras tostadas picadas
1/4 cucharita sal marina
pimienta negra recién molida
1/4 cucharita pimentón dulce
1 cucharita ralladura de limón
1/2  taza quinoa
1 taza agua 

Primero cocer la quinoa. Enjuagarla bien bajo en grifo en un colador de malla fina. Ponerla en un cazo pequeño con 1 taza agua y 1 pizca sal marina. Llevar a ebullición, tapar, bajar el fuego a mínimo y poner un difusor debajo si hiciera falta. Cocer 15 minutos. Apagar el fuego, cubrir con un paño de cocina limpio y dejar reposar 10 minutos más. Levantar los granos con un tenedor y reservar. (Este paso lo puedes hacer con antelación, o usar quinoa del día anterior.)

En una cacerola, hervir un poco de agua (no hace falta que sea muncha). Añadir las hojas de espinaca lavadas y mezclar hasta que las hojas se ablanden (aprox. 1 miinuto). Colar y enjuagar con agua fría para detener la cocción. Secar bien las espinacas en un centrifugador o con un paño limpio de cocina. Picar las espinacas.

Calentar el aceite en una sartén grande a fuego medio-alto. Añadir el ajo picado y saltear 1 minuto, sin dejar que se queme. Quitar del fuego y añadir las espinacas. Luego añadir el huevo picado, almendras, sal, pimienta, pimentón y ralladura de limón y la quinoa. Mezclar suavemente hasta que todo se combine. Servir tibio o a temperatura ambiente.  

PD Quedan todavía muy poquitas plazas para el taller de este sábado. No te lo pierdas que será el último en Barcelona! (Al menos por largo rato.) 

 

El pan de Sarah (y ahora mío)

​Tenía muchísimas expectativas con esta receta. En cuanto la vi en el blog de Sarah supe que era mi tipo de receta y la quise probar YA. Pero me llevó tiempo conseguir uno de los ingredientes (los demás, los tenía toditos en mi despensa, y eso que no son pocos! pero claro, era mi tipo de receta), el psyllium o psilio. Y la expectativa fue en aumento. Más aún cuando vi que todas las bloggeras que sigo también la estaban comentando y preparando. 

Read More

Para qué comemos

Este es el primer post que escribo desde Buenos Aires, donde llevamos ya dos semanas. (Los anteriores eran programados; sus recetas, hechas todavía en Barcelona.) Es la primera vez que hacemos intercambio de casa en mi ciudad natal, y como siempre nos pasa con la experiencia, cambia radicalmente la manera de estar en un lugar. Puedes estar parando en casa de tus parientes más cercanos pero siempre llega algún momento en que uno se siente que invade, o que le falta intimidad. Ahora estamos viviendo casi como si fuéramos porteños de toda la vida (jeje, yo lo soy, se me olvida ya). I. lo dijo el segundo día, cuando ya habían llegado un par de envíos a casa de pedidos de comida orgánica que hice aquí y aquí: me siento como en casa. 

Read More