Ensalada primaveral de quinoa y guisantes

Una de las cosas que más me gustan de ser extranjera en el país donde vivo es que puedo adaptar las costumbres locales a mi antojo. St. Jordi, 23 de abril, el día del libro (día en que, tradicionalmente, los hombres regalan rosas y las mujeres, libros; ahora todos somos más modernos y yo regalo más veces rosas a I. de las que recibo) debe ser mi fiesta catalana preferida, por motivos más que obvios. Libros y flores.

Este año St. Jordi resultó pragmático: I. y yo nos pusimos de acuerdo para elegimos un libro cada uno por amazon. Yo elegí Ripe de Cheryl Sternman Rule, un libro visualmente muy atractivo en que la estrella son las frutas y verduras, pero no de manera aburrida ni con fanatismo macro-nada, sino con un enfoque fresco y divertido. El libro está organizado por colores y las fotos saltan de la página a los ojos por la saturación de los colores.

Read More

Taller de ensaladas creativas

El domingo 13 de mayo ofreceré un nuevo taller de desayuno con guisantes: un taller en el que aprenderemos a preparar ensaladas nutritivas, coloridas y deliciosas para satisfacer todos los sentidos y dar al cuerpo lo que empieza a pedir en esta época de calorcito.

La llegada de la primavera supone una necesidad de consumir alimentos más frescos (pero no necesariamente siempre crudos), depurar los excesos del invierno y refrescar el organismo. 

Read More

Risotto de habas al eneldo

 Sigo celebrando la llegada de la primavera, aunque ahora desde lejos; me he venido a Buenos Aires donde comienza el otoño. Me da pena perderme mi época favorita del año pero está más que compensado por el hecho de poder pasar unos días cerca de mi gente. 

Desde aquí, les paso esta receta primaveral y deliciosa. Dense prisa antes de que la temporada de habas se acabe!

Read More

Crema de espinacas para finales del invierno

En Barcelona la primavera por fin llegó! Después de uno de los inviernos más fríos y duros que recuerdo de mis 13 años aquí, empiezo a entrever un momento cercano y codiciado: el del primer picnic del año. 

Aún así, las mañanas y tardes siguen fresquitas; cada noche cuando me meto en la cama las mantas no me sobran y yo, que siempre tengo frío, sigo necesitando calor a la hora de cenar. 

Read More